Madera, ese noble y desconocido material constructivo

Debemos remontarnos a hace bastante tiempo para ver las primeras construcciones con madera que hicieron nuestros antepasados, pero la pregunta es:

¿Por qué construían con madera? La gente hoy en día sigue teniendo un concepto muy equivocado de cuales son las principales propiedades de este material, pero, sobre todo, no sabe todos los beneficios ambientales que trae consigo su uso en la construcción.

La madera es el único material de construcción cuyo uso ayuda a reducir el CO2 de la atmósfera, contribuyendo de esta manera a mitigar el cambio climático. Esto la convierte en la alternativa constructiva con la más baja huella de carbono.

Por medio de la fotosíntesis, los árboles absorben a lo largo de su vida grandes cantidades de dióxido de carbono. Este queda fijado en sus paredes celulares y puede llegar a representar la mitad del peso seco de un árbol.

Así, por ejemplo, en una tonelada de pino silvestre, de donde podemos obtener hasta 500 kilos de madera seca, el carbono acumulado alcanza los 250 kilos. Esto equivale a decir que dicho árbol secuestró de la atmósfera 915 kilos de dióxido de carbono.

Pero no solo reduce esas emisiones de CO2, a diferencia del hormigón, el ladrillo y el metal, la madera es un material natural que, después de ser extraído, puede ser renovable una y otra vez. Su disponibilidad para el consumo humano está garantizada en la medida en que se lo produzca y utilice de manera responsable.

Su producción es la más limpia y eficiente ya que la extracción y manufactura de madera consume menos energía que la elaboración de otros materiales, y la mayor parte de ella se obtiene de fuentes renovables.

La producción de cemento, vidrio y acero, por ejemplo, requiere de altísimas temperaturas que se alcanzan utilizando grandes cantidades de energía proveniente de combustibles fósiles. De hecho, la energía utilizada para producir una tonelada de cada uno de estos materiales puede multiplicar cinco, catorce y veinticuatro veces, respectivamente, la necesaria para producir una tonelada de madera. Por lo mismo, el volumen de CO2 que se emite a la atmósfera durante estos procesos es mucho menor en el caso de la madera (0,28T, frente a 4T que genera la fabricación de acero, 7,5T el PVC y hasta 15T el aluminio).

Además, la optimización de los procesos en la industria forestal ha logrado reducir sustancialmente los residuos sólidos de su producción. Hoy prácticamente toda la materia prima se aprovecha en productos útiles, entre los que se cuenta una amplia variedad de paneles reconstituidos, fibras y combustibles derivados de la madera.

Pero lo más importante es que comúnmente se piensa que la madera es más vulnerable al fuego que otros materiales. Lo cierto, sin embargo, es que una construcción de madera de ingeniería puede ofrecer excelentes condiciones de seguridad frente a un incendio y suficiente resistencia al fuego como para evitar que este se propague y ocurra un colapso estructural. Al comportarse de manera más predecible, sus ocupantes pueden contar con un margen de reacción más amplio que en construcciones de otros materiales que tienden a colapsar más rápida y repentinamente.

Todos los materiales sufren algún grado de daño cuando son expuestos a altas temperaturas. En el caso de la madera, sus propiedades aislantes la dotan de cierta resistencia al fuego hasta los 250°C (temperatura a la que el acero ya comienza a debilitarse).

Si acaso llega a inflamarse, su baja conductividad térmica hace que se queme muy lentamente, formándose en el exterior una capa de carbón que protege la parte interna y conserva sus propiedades estructurales por más tiempo.

Estas son algunas de las principales propiedades y beneficios ambientales de este material tan rico, aunque encontramos muchas más como su excelente aislación térmica, su aislación acústica, su rápida ejecución, etc. Lo que hace de este material muy beneficioso su uso en la construcción.

En Lignum Tech tenemos madera. Madera, por ejemplo, para desarrollar un sistema de fachada ventilada industrializado altamente competitivo y que permite su aplicación tanto en obra nueva como en rehabilitación.

Con madera, conseguimos que nuestras edificaciones sean más robustas, aíslen mejor, tengan mayo vida útil y sobre todo, sean más sostenible.

Fuente del artículo: https://www.madera21.cl/2757-2/